You are here: Home » Sin categoría » ¿QUÉ PLAZO TENGO PARA ACEPTAR UNA HERENCIA?

¿QUÉ PLAZO TENGO PARA ACEPTAR UNA HERENCIA?

QUÉ PLAZO TENGO PARA ACEPTAR UNA HERENCIA

En primer lugar tiene que quedar claro que nos encontramos en dos ámbitos distintos, por un lado está el orden civil de la herencia, que se refiere pues a la aceptación y al reparto de la misma, y por otro lado están todas las obligaciones fiscales que conlleva toda herencia.

Para la obligación fiscal de presentar la declaración del impuesto de sucesiones tenemos un plazo de 6 meses, ampliables por otros seis desde la fecha del fallecimiento, en cambio para la aceptación de la herencia, que es de lo que quería hablaros, no existe un plazo legal ahora bien ,como suele ocurrir casi siempre esto hay que matizarlo, ya que si bien el código civil no recoge un plazo para la aceptación de una herencia la doctrina jurisprudencial ,es decir, las sentencias judiciales por aplicación analógica de un precepto referido a la reclamación de la herencia han fijado que el plazo para aceptar una herencia es de 30 años ahora bien que no exista un plazo legal o que este sea el plazo amplio de 30 años, no implica que todo tenga que quedar eternamente paralizado si lo solicita un heredero un legatario o un tercero interesado como podría ser pues un acreedor de la persona fallecida .El juzgado o el notario podrán requerir a los herederos o alguno de ellos, para que manifieste si acepta o repudia la herencia, para lo que contará con un plazo de 30 días naturales y si no contestan en ese plazo de 30 días se entenderá que aceptan la herencia pura.

¿ Cómo se acepta una herencia?

 

Hay dos formas de aceptar las herencias pura y simplemente o a beneficio de inventario, la principal diferencia entre ambas es que en la primera, aceptando una herencia pura y simplemente, aceptamos todos sus bienes pero también todas sus deudas y obligaciones, mientras que en la segunda a beneficio de inventario las deudas de esa herencia alcanzarán hasta donde llegue el activo de la propia herencia, es decir, esas deudas no alcanzarán a nuestros bienes personales por el hecho de que hayamos aceptado esa herencia y fuera de estas dos opciones la que queda es la posibilidad de rechazar o repudiar la herencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *